EL VERDADERO SIGNIFICADO DEL TANTRA.

ANTES DE PROCEDER SIQUIERA A DEFINIR O DAR UN CONCEPTO ACABADO DE LO QUE ES EL TANTRA, ELABORAREMOS CONCEPTOS DESTINADOS A DEFINIR LO QUE NO ES TANTRA:

 SEXO EN EL SENTIDO COMÚN DEL TÉRMINO.

  • UN MANUAL DE SEXUALIDAD.
  • TECNICAS MARAVILLOSAS PARA “DOMINAR” LA SEXUALIDAD.
  • SER MAGOS O MAGAS, GENIOS O GENIAS EN EL SEXO.
  • NO ES SER PROMISCUO/A, NI ES UNA EXCUSA PARA SERLO.

 TODO ESTO NO ES TANTRA, AL IGUAL QUE EL CONOCIDO COMO “TAO DEL AMOR”.

 

TODOS ESTOS SON CONCEPTOS DESVIRTUADOS, CHABACANOS DE TÉCNICAS MÍSTICAS DESTINADAS AL ENRIQUECIMIENTO DE QUIENES LOS PRACTICABAN EN SUS ASPECTOS FÍSICO, PSIQUICO, MENTAL Y ESPIRITUAL ENTIENDASE BIEN “DE LA PAREJA”. O SEA DEL “NO UNO” SINO “DOS  EN UNO”.

 

EL TANTRA NO ES “SEXOLOGÍA”, Y MUCHO MENOS, CON EL ROPAJE QUE LO VISTE HOY DÍA OCCIDENTE, ESTE ES UN SIGNFICADO DENIGRADO DE LA VERDADERA ACEPCIÓN DEL TANTRA. POR LO TANTO NO DEBERÍAMOS ACERCARNOS AL TANTRA YOGA CON LA EXPECTATIVA SÓLO DE LA SEXUALIDAD. LA SEXUALIDAD ESTÁ  IMBUIDA EN EL TANTRA YOGA PERO COMO UNA VÍA ESPIRITUAL HACIA LA AUTORREALIZACIÓN, NO SOLO PERSONAL, SINO DE PAREJA.

EL TANTRA YOGA,  ES CONTRARIO AL LIBERTINAJE,  LA PORNOGRAFÍA Y EL SEXO DECADENTE., SINO DE  LA

 

 INTELIGENTE OBSERVACIÓN Y ACEPTACIÓN DEL SER HUMANO CON TODAS SUS CONTRADICCIONES, Y LA AFIRMACIÓN DE QUE EL CUERPO,  LA MENTE Y EL ALMA SON DIVINOS, PUESTO QUE TODO PROVIENE DE LA MISMA FUENTE.

Podemos conceptualizar El tantra o tantrismo como una de las variadas tradiciones esotéricas que enseñan que la unión íntima entre hombre y mujer, y sobre todo el Amor es un sendero hacia la realización en lugar de enseñar que para alcanzar la realización espiritual es necesario apartarse de los estímulos naturales del ser humano, enseñan que el hombre y la mujer son UN TODO OMNIABARCANTE.

TANTRA: En idioma  sánscrito significa ‘tejido’ ‘telar, El equivalente tibetano, rgyud, tiene el sentido de continuidad, y puesto que en el budismo tibetano se puede entender en el sentido de “continuidad de la luminosidad”.

El Tantra no es exclusividad de los hindúes, sino que existen diferentes estilos o escuelas por llamarlas así, tenemos las  Escuelas hindúes, el Tantra Budhista, tibetano y No tibetano, asi como también en las Escuelas Taoístas tenemos una escuela similar, hago especial referencia al Tao del Amor.

En Occidente esta escuela floreció en el Cristianismo y fue traída por los Caballeros Templarios, los cuales lo trajeron de escuelas muy antiguas del Cristianismo Esotérico, y Escuelas presumiblemente Sufies, hago referencia al hecho del “Romance del Caballero y Su Dama”, del Antiguo Cristianismo Ortodoxo.

Según algunas fuentes, esta doctrina se basa en un

 

conjunto de escritos llamados Tantra que —según una tradición— aparecieron aproximadamente en el siglo VI a.C. de la mano de Buddha. Existiendo una versión de la historia de Buddha, provenientes del Buddhismo Tantrico en la cual él realiza el amor con las hijas de Mara, convirtiendo el “veneno” del deseo en la energía necesaria para despertar su Kundalini y así llegar a la Budeidad.

Como dice un Maestro Taoísta, reciclo sus emociones negativas en combustible apto para el desarrollo de las emociones armónicas.

O como dicen otros Maestros, cabalgo sobre el deseo para llegar a la Iluminación.

Dentro de las Escuelas Budhistas Tibetanas, tenemos la Escuela Ningmapa de budismo tibetano, cuyo principal exponente es el  Precioso Guru Rimpoche Padmasambava.

De acuerdo con la tradición, Padmasambhava se manifestó como un rayo de luz proveniente del corazón de Buda Amitabbha, como un niño de ocho años que apareció en una flor de loto (en sánscrito=padma) sobre el lago Dhanakosha, situado en Oddhiyana, posiblemente en el valle de Swat, cerca de la actual frontera afgano – pakistaní. Fue encontrado por el Rey Indrabodhi quien al no tener hijos le adoptó como tal. En una ocasión, durante una danza sagrada realizada frente a la corte, dejó escapar su tridente ritual (kathvanga) matando en el acto, a la esposa y al hijo no-nato de uno de los ministros de su padre. En razón de esto, fue desterrado de la corte, y residió en cementerios sagrados utilizando el estilo de un yogui tántrico.

Tras recibir diversas enseñanzas e iniciaciones de las dakinis que residían en los cementerios, encuentra a su primera discípula y consorte, la princesa india

  

  Mandarava, con la quien practicando en la cueva sagrada de Maratika (en el norte de Nepal), desarrolló el poder de transcender el ciclo del nacimiento y la muerte. Su fama llegó hasta Trisong Deutsen (742-797), el 38º rey del Tíbet, gracias a la sugerencia de Khenpo Bodhisattva también conocido como el Abad Shantarakshita, para ayudar a controlar a espíritus malignos que se oponían a la construcción del famoso Monasterio de Samye. El rey invitó a Padmasambhava al Tibet donde usó sus poderes tántricos para dominar a las deidades malignas que encontró por el camino, y finalmente recibió a la esposa del emperador, identificada como la princesa tibetana Dakini Yeshe Tsogyal, como discípula y consorte. Esto fue en concordancia con el principio Tántrico de no eliminar las fuerzas negativas, sino usarlas para reforzar el viaje hacia el despertar espiritual.

Fundó el primer monasterio en Tíbet en Samye, e instruyó a los primeros monjes, e introdujo a la gente en la práctica del budismo tántrico.

Yeshe Tsogyel es una deidad del Buddhismo tibetano categorizada como una Dakini. Dentro de la tradición Nyingmapa es conocida como la “Gran Reina de la Dicha”. Su nombre significa “Océano de sabiduría primordial”.

Es una figura semi mítica según narran escritos históricos su vida transcurrió aproximadamente entre los 775/7 al 817 o 837 AEC. Nació como princesa de la familia Kharchen siendo su padre Namkhai Yeshe y su madre Ge-wa Bum.

Es identificada con  Yab-Yum la consorte espiritual de del maestro tántrico Padmasambhava (nacido del loto)

 

 

 

 y por medio de lo aprendido con éste se convirtió en la “Dakini de la Sabiduría”.

También, se afirma que antes de los Vedas y posiblemente en relación con el Bön tibetano y con las semillas del Taoismo que apareció en China, existieron una filosofía y un meta shamanismo tántricos.

El tantra es una de las tendencias en el hiduismo contemporáneo y constituye la práctica principal en todas las escuelas del Buddhismo Tibetano.

En el hinduismo hay un tantra de la mano derecha y uno de la mano izquierda, y este último incluye técnicas de meditación y ritualización a través del acto sexual mediante las cuales se integran las energías femeninas y masculinas y se obtiene el placer total, y por lo general se nos dice que el método de la mano derecha es más “elevado”. Ello no es así en el tantrismo budista, en el cual los tantras inferiores (entre los Karmapa) o externos (entre los Nyingmapa) excluyen la unión erótica, mientras que los tantras superiores o internos pueden incluirla (y de hecho algunas tradiciones afirman que sin la unión en cuestión es imposible alcanzar la realización).

En el budismo, el tantrismo se conoce como «la vía rápida» o «el vehículo del resultado», dado que un practicante de tantra aprende a hablar, sentir y conducirse como si ya fuera un Buda que alcanzó la iluminación. Este enfoque es radicalmente diferente al resto de los caminos del yoga.

Los textos que recogen las enseñanzas del tantra (llamados Tantras) están escritos en clave simbólica, en forma de poemas, lo que dificulta su comprensión sin la ayuda adecuada. En el hinduismo, a menudo están redactados como un diálogo en el que el dios Shiva

 

responde a las preguntas de su esposa Devi en los papeles de maestro y discípula. En dicha tradición habitualmente están estructurados en cuatro apartados:

  • (‘conocimiento’) Jñana
  • (‘práctica’) Yoga
  • (‘acción’) Kriya
  • (‘conducta’, culto). Charya

Uno de los grandes divulgadores del tantrismo hinduista (en particular Shakta) en Occidente fue el juez inglés Sir John Woodroffe, quien a principios del siglo XX escribió numerosos libros sobre dicha doctrina, muchos de los cuales aún hoy se utilizan como referencia bibliográfica. Hoy en día existe una gran bibliografía sobre el budismo tántrico que se ha conservado en el Tíbet, y una gran cantidad de maestros tibetanos y occidentales (incluyendo al Dalai Lama) enseña estas doctrinas en Occidente.

El objetivo del tantra es la reintegración del individuo en la pura conciencia primordial (que en el hinduismo seríaShiva, la fuente original). Para alcanzar ese objetivo es necesario recorrer, en sentido inverso, el sendero de la manifestación. Y en la misma tradición Shakti, la energía, es el vehículo mediante al cual la consciencia individual se une con la conciencia pura o divinidad. El final del camino de regreso es conocido como el despertar, un estado de «superconciencia».

 

 Neotantra

En Occidente, a menudo se ha entendido el término tantra como si se refiriera exclusivamente a prácticas sexuales que buscan despertar la energía Kundalini mediante lo que en el hinduismo se conoce como Maithuna (término sánskrito que significa ‘mujer’) Esta interpretación del tantra como refiriéndose exclusivamente a una vía basada en la unión sexual se conoce como Neotantra.

Una concepción frecuente sobre el neotantra es verlo como el «tantra occidental», desarrollado a partir del siglo XX y relacionado en parte con la Nueva Era y el que se dio a llamar como «el yoga del sexo» o «yoga sexual. Esta importante mayoría consumista ha dado dinámica al mercado erótico y fueron legitimados por esa razón y que el ejercicio tántrico sexual no es hedonista ni persigue el goce per se (Norbu, 1996)

Al parecer, el fin de esta práctica era dominar el apetito sexual de tal manera, que la erección inmóvil del pene dure horas sin llegar a eyacular.

Que, una vez más, la gente tergiversa, desvaloriza, y desvirtúa la verdadera razón del Tantra,  quede claro que no es esa la razón última del Tantra, sino la unión, física, psíquica, mental, emocional y espiritual de la pareja en UN SOLO SER, así como con la Divinidad latente en cada uno de nosotros.